Cuando es rentable usar renting par a comprar un coche - autos2k.com

¿Cuándo es rentable usar renting para comprar un coche?

Comprar un coche es una decisión equiparable a la compra de una vivienda, siendo uno de los gastos más importantes que actualmente los españoles llevan a cabo, por este motivo se busca cualquier tipo de ayuda o método para hacerse con un coche sin que tengamos que hacer temblar la propia economía de nuestro hogar o bolsillo. El problema que surge cuando compramos un coche, es que este comienza a devaluarse desde ese mismo instante, por lo que muchos usuarios optan por otras modalidades como es el caso del renting.

¿Cuándo es rentable usar renting para comprar un coche?

El renting es una modalidad de contrato de alquiler de vehículos que tiene una duración fijada tanto por el empresario como por el cliente y que por una cuota mensual adquieres el coche que deseas, además de una serie de servicios que vienen incluidos con dicha cuota, siendo la misma fija, por lo que durante el tiempo que tengas el vehículo el precio ni subirá ni tampoco bajará.

La opción del renting se ha encontrado habitualmente ligada a las empresas y autónomos, aunque desde hace varios años son muchos los particulares que prefieren este sistema antes que comprarse un coche, ya que adquieren ciertos beneficios que a largo plazo le son mucho más útiles, siempre y cuando se tenga en cuenta algunos apartados importantes.

¿Qué debes saber sobre el renting?

Lo primero de todo es que el coche no se encontrará en ningún momento a tu nombre, siendo el titular y propietario la empresa de renting, esto puede parecerte negativo, pero a la larga puede ser de gran utilidad y mejor de lo que esperas. Por otro lado, las empresas cuentan con un enorme catálogo de vehículos que ofrecerte, por ejemplo, si buscas un renting en vehículos Renault, puedes encontrar todos los modelos desde urbanos hasta furgonetas, por lo que particulares y empresarios pueden disfrutar del automóvil que desean en ese instante.

Al firmar el contrato de alquiler, estarás fijando el precio de la cuota fija mensual, además del tiempo que tendrás el coche en tu poder, pero en dicho contrato también estará estipulado otros servicios anexos, como es el seguro de accidentes, para que puedas utilizarlo nada más recibir las llaves, como también de cualquier gasto importante, como por ejemplo los impuestos de circulación, el pago de la ITV o el mantenimiento del propio vehículo, ya que todo esto estará dentro del precio que estás pagando mensualmente. Lo mejor de todo esto es que cuando termina el contrato puedes o renovarlo o cancelarlo para hacer uno nuevo con un modelo más nuevo que te interese más. Con esto consigues que el coche que conduces sea siempre uno nuevo y actualizado, sin necesidad de quedarte un coche en propiedad y que se está devaluando por momentos.

Ventajas del renting frente la compra de un coche

Aparte de las ventajas ya citadas, las empresas y autónomos son algunos de los que se van a beneficiar de las características del renting, ya que cuentan con una serie de ventajas fiscales que le ayudarán en su economía, como es el hecho de la posibilidad de desgravar el IVA de la cuota, en el caso de que lo utilicen para su trabajo. En el caso de los particulares, estas ventajas no se dan, pero, sin embargo, si disfrutarán de la libertad y tranquilidad que obtienen al pagar todo de una única vez, desentendiéndose de los pagos que habitualmente se tienen al comprar un coche.

¿Cuándo no es rentable usar renting?

El renting aunque cuenta con un sinfín de ventajas, en algunos momentos no llega a ser del todo rentable, sobre todo a particulares que usan extremadamente poco el coche o con kilometrajes al año muy por debajo de la media. Cuando contratas un renting de vehículos de ocasión, normalmente en los documentos que firmas te vienen establecidos un número de kilómetros que no debes de pasar, en el caso de que no llegues, se te aplica un descuento ya que no has llegado a lo contratado. Sin embargo, si eres un conductor que suele realizar muchos kilómetros, y te pasas de dicha cifra, tendrás que pagar la diferencia, por lo que puede salirte algo más caro, teniendo que estar pendiente.

Por otro lado, si usas poco el coche, tampoco disfrutarás de servicios de mantenimiento, ya que ni los neumáticos, ni otras piezas tendrás que sustituirlas o cambiarlas, por lo que se aconseja que una vez que se tenga el coche, se pueda conducir habitualmente.